GESTIÓN EDUCATIVA, UNA NUEVA FORMA DE DIRIGIR LOS CENTROS ESCOLARES

A continuación se plantean una serie de conceptualizaciones relacionadas con la gestión escolar las cuales constituyen una recopilación de enfoques de diferentes autores,

La gestión es un conjunto de acciones articuladas entre sí para cumplir una misión y posibilitar la consecución de los propósitos de una institución. Asimismo se concibe como el conjunto de actividades que se realizan para lograr un proyecto, el cual debe satisfacer las necesidades de los actores directos, para lograr así responder satisfactoriamente a la sociedad en sentido general.

En este sentido “La gestión de calidad requiere la implementación sistemática de efectivos procesos de apoyo para asegurar la efectividad y mejoramiento de los programas o servicios entregados“ .

La implementación de una gestión de calidad en una institución generará beneficios que se traducirán en:

o Motivación del personal para cumplir con la misión de la institución.
o Clima institucional favorable.
o Eficiencia en el uso de los recursos humanos y materiales
o Alto nivel de satisfacción al pertenecer a la institución.
o Mayor rendimiento en el desempeño de las funciones.
o Prevención y reducción de conflictos.
o Mejoría en la imagen institucional.

En el ámbito educativo, la transición de la tradicional administración de la educación hacia el nuevo paradigma de gestión educativa se considera como un proceso de modernización de la educación.

GESTIÓN EDUCATIVA.-

Las reformas educativas generadas por el Plan Decenal de Educación crearon un gran impacto en el sistema educacional de la República Dominicana, tal es el caso de la redefinición del concepto de administración educativa, el cual ha sido reemplazado por el de gestión, reemplazo que va más allá de lo conceptual, ya que el mismo ha implicado una transformación en la acción de dirigir y en la dinámica de relación entre los diferentes actores que intervienen en el proceso educativo.

La gestión educativa trata lo macro de la educación, por lo que se define como “el conjunto de las distintas acciones a nivel administrativo, político, económico de planificación que se llevan a cabo para alcanzar los objetivos de un plan educativo” .

Al día de hoy la gestión educativa es concebida como “la fijación de prioridades y estrategias y la obtención, organización, distribución y utilización de los recursos orientados a garantizar una educación de calidad para todos” .

La gestión educativa es un medio para lograr los fines que se persiguen alcanzar en el sistema educativo, por lo que, cuando este sistema no logra sus objetivos debe cambiar o reorientar su accionar en la dirección adecuada.

En este sentido “la estructura administrativa de un sistema educativo debe responder a dos grandes objetivos, el primero es visualizar la ejecución de la política educativa y el segundo ofrecer educación de calidad a toda la población, acorde con los principios y objetivos definidos “

Estos dos objetivos sirven de marco de referencia para delimitar las funciones que desde la gestión educativa debe ejercer el personal directivo, funciones que deben ser ejecutadas en equipo con todos los involucrados en el quehacer educativo.

Las concepciones de gestión educativa, antes planteadas, permiten inferir que la misma puede ser definida como: la encargada de programar, monitorear o seguir, supervisar, evaluar y ofrecer asistencia técnica y pedagógica en todas las acciones que se ejecutan en el sistema educativo.

Cada una de las funciones contempladas en el sistema de gestión se realizan con una intencionalidad expresa: “a través de la programación, se diseña lo que se va a hacer, el monitoreo permite velar porque se haga lo diseñado, la supervisión mira permanentemente para corregir y mejorar los cursos de acción, la evaluación contrasta esa mirada con otro tipo de procedimiento a los que se utiliza en la supervisión, y la asesoría técnica aporta las competencias o capacidades necesarias para corregir los problemas que se detecten” .

Estas actividades le dan carácter de sistema cíclico a la gestión, ya que cada una de éstas van íntimamente ligadas, repitiéndose nuevamente de manera ordenada, de lo contrario se podría ver y describir la misma, como algo perfecto para lograr la calidad educativa, pero en la práctica resultaría ineficaz.

El campo de acción de la gestión educativa permea todo el sistema, por lo que sus acciones son generalizadas para todas las instancias escolares.

GESTIÓN ESCOLAR -

En el ámbito de los centros educativos la tarea de dirigir se denomina Gestión Escolar, aunque algunos autores la tratan indistintamente como Gestión Educativa. “La Gestión Escolar es el conjunto de acciones relacionadas entre sí, emprendidas por el equipo directivo de una escuela para promover y posibilitar la consecución de la intencionalidad pedagógica en - con y para la comunidad” .
.
La gestión escolar, es el proceso a través del cual se orienta y conduce la labor institucional y pedagógica de un centro educativo y sus relaciones con el entorno, tomando en cuenta la participación de todos los actores que interactúan en él, con el objeto de ofrecer una educación de calidad.

El proceso de gestión escolar implica orientar y conducir el funcionamiento y desarrollo del sistema educativo a nivel de una escuela, fundamentándose en las leyes establecidas, técnicas y procedimientos que aporta la pedagogía didáctica y otras ciencias relacionadas con la educación, así como el currículum y los planes y políticas educativas.

Otro enfoque que permite delimitar con claridad el ámbito de la gestión escolar es el que plantea que: “la gestión escolar remite a un proceso multidimensional de prácticas administrativas, organizativas, políticas, académicas y pedagógicas que construyen a la escuela desde los sujetos que la conforman y que orientan la cultura de lo escolar hacia la transformación y mejora de la escuela y de sus resultados” .

La gestión escolar está remitida al ámbito de la dinámica de dirección en los centros educativos, por lo que constituye el resultado de un conjunto de procedimientos, acciones y metas dirigidas y orientadas de manera planeada, organizada y sistemática por el equipo directivo de una escuela con el propósito de obtener resultados satisfactorios.

En este sentido la gestión escolar debe ser entendida como “el arte de la organización de los actores, los recursos, la gestión en el desarrollo de los procesos de aprendizaje. Este proceso conlleva la dinamización continua de diagnóstico, planificación, implementación y evaluación, el cual debe constituirse en el eje vertebral del proyecto educativo de cada escuela” .

En los últimos años la gestión se ha convertido en la mejor forma de dirigir los centros educativos, en procura de un mejor funcionamiento de los mismos, ya que a través de la misma se pueden integrar a la programación y realización de las tareas programadas a todos los miembros de una comunidad educativa utilizando un mínimo de recursos materiales y financieros.

La gestión escolar tiene como objetivos primordiales centrar, focalizar y nuclear la unidad educativa alrededor de los aprendizajes de los alumnos.

El proceso de gestión escolar permea todas las actividades que están implicadas en la marcha o cotidianidad de la escuela, como son: las actividades de enseñanza – aprendizaje, administrativas, las que se realizan con la comunidad, las de organización para desarrollar ciertas funciones, las que se realizan con las instancias municipales, provinciales y centrales y con otras escuelas.

Considera también, las normas y las prácticas de convivencia entre los distintos miembros de la comunidad escolar. Articula todos los proyectos de innovación que se están desarrollando en la escuela en torno a los aprendizajes de los estudiantes.

Una gestión escolar positiva, constituye un requisito indispensable para una escolaridad eficaz, en términos de generar en los educandos los aprendizajes significativos para adquirir conocimientos socialmente válidos.

Lo antes expuesto guarda relación con el planteamiento que visualiza la gestión escolar como “un elemento determinante de la calidad del desempeño de las escuelas, sobre todo en la medida que se incrementa la descentralización de los procesos de decisión en los sistemas educacionales. En efecto, la reciente literatura sobre escuelas efectivas subraya la importancia de una buena gestión para el éxito de los establecimientos. Ella incide en el clima organizacional, en la forma de liderazgo y conducción institucional, en el aprovechamiento óptimo de los recursos humanos y del tiempo, en la planificación de tareas y la distribución del trabajo y su productividad, en la eficiencia de la administración y el rendimiento de los recursos materiales y por cada uno de esos conceptos, en la calidad de los procesos educacionales” .

En intima relación con la gestión escolar está el centro educativo, el cual es concebido como “comunidad de aprendizaje, que organiza un conjunto de relaciones y procesos educativos, que propician en todos los sujetos, principalmente en los niños/as y adolescentes, pero también en las personas adultas, procesos de formación integral y aprendizajes que respondan a los intereses particulares de los sujetos y de la sociedad, desde la perspectiva de una sociedad democrática y participativa, productiva y éticamente responsable” .

La escuela es un especio de organización de experiencias para los aprendizajes de los estudiantes y de la comunidad en que está enclavada, es un espacio abierto y flexible de recreación permanente de las experiencias de los estudiantes, de los proyectos y de las acciones de los demás actores implicados en el proceso educativo. Un centro educativo vinculado a su realidad responde a una concepción educativa que implica la puesta en práctica de modelos de gestión democráticos.

La gestión escolar está reglamentada en La Ley General de Educación 66’97, la cual establece que “los centros educativos públicos tendrán una dirección y una junta como órgano descentralizado de gestión de centro“. También establece que “la dirección del centro educativo tendrá a su cargo velar por el cumplimiento en su plantel de las disposiciones legales y las emanadas de los organismos superiores, así como viabilizar el cumplimiento de las decisiones de la junta del centro educativo”

Otro planteamiento oficial que clarifica el papel de la gestión escolar, es el que precisa que “el director de cada centro educativo es una figura que intervine fuertemente en la definición de los procesos institucionales y puede hacerlo en la orientación de los procesos pedagógicos. Es también una figura que puede garantizar o dificultar la relación entre lo que pasa en cada institución como totalidad y en cada aula. En algunos modelos institucionales el director está sólo, puede imponer su voluntad, pero también es sobrepasado por la cantidad e importancia de las decisiones que debe asumir. En los modelos democráticos comparte una cuota de responsabilidad con sus colegas maestros, con los padres y con las comunidades, y cuando la edad lo permite, también con los alumnos” .

En este sentido se plantea que el director es “una persona clave en un centro educativo por lo que éste debe de crear una mística de trabajo y una cultura organizacional que lleven al desarrollo e identidad de la institución que dirige. La función de dirigir una institución es una de las responsabilidades más grande que se le puede encomendar a un profesional. Esta función se debe ejercer con características de liderazgo social y profesional.” .
En las instituciones educativas, los directivos son los supervisores natos y permanentes de los planteles, por lo que se constituyen en un ente clave para la marcha de una escuela preocupada por lograr una educación de calidad, pero esto no niega que el mismo debe desarrollar su función y tomar decisiones de manera colegiada con los diferentes miembros de la comunidad educativa, ya que en la medida en que los mismos se involucren en la planificación y ejecución de las acciones directivas, en esa misma medida se sentirán responsables del buen funcionamiento del centro educativo.

BIBLIOGAFIA:
Lepeley Maria Teresa, Gestión y Calidad en Educación, Chile , 2001

Marti Castro Isabel (2003) Diccionario Enciclopédico de Educación,
Barcelona España

SEE, Plan Decenal de Educación, Perspectivas de sus Áreas y sus
Consultas,Republica Dominicana 1992

SEE, Síntesis del Plan Decenal de Educación, (1999), R. D.

Pozner de Winberg Pilar, El Directivo como Gestor de Aprendizajes
Escolares, Buenos Aires 1995 P. 70

Navarro, citado por: Ogando Fernando A., Gestión Escolar, Práctica Pedagógicas
y Calidad Educativa: Tendencias y Estudio de Casos, Republica Dominicana,2005,

Ley General de Educación 66’97.

Secretaria de Estado de Educación,
La Revista de Educación , Republica Dominicana, 1993

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este artículo me parece muy interesante, posee alto nivel de información. solo que debió citar de modo directo los autores consultados.Adelante!

    ResponderEliminar